La alimentación y la sequedad bucal están relacionadas, ¿lo sabías?

alimentacion y sequedad bucal

 

Seguir unas pautas básicas de alimentación es indispensable para mejorar los síntomas de la sequedad bucal o xerostomía. Si tienes este problema, seguro que ya eres consciente de lo incómodo que resulta y de las consecuencias que puede tener para la salud bucal. Por tanto, resulta necesario que conozcas cuáles son los alimentos cuya composición te ayudará a mantener la boca hidratada.

¿Qué es la xerostomía?

Se trata de un trastorno de la salud oral que provoca sequedad en la boca. Su causa más común es la incapacidad de las glándulas salivales para producir la cantidad adecuada de saliva. Es un problema muy habitual en personas mayores de 50 años, especialmente en mujeres.

Hay que tener en cuenta que, además de la incomodidad que puede producir tener la boca seca, la saliva desempeña un papel relevante para preservar su salud, dado que la protege de la acción de las bacterias y, en consecuencia, contribuye a prevenir problemas en las encías o la aparición de caries.

Entre los síntomas de la sequedad bucal destacan el mal aliento, el dolor de garganta, la dificultad para hablar y tragar o, incluso, los cambios en el gusto.

alimentacion y sequedad bucal

Pautas de alimentación para personas con sequedad bucal

Si tienes problemas de xerostomía o sequedad en la boca, resulta conveniente que vigiles tu alimentación. Lo que comas y bebas condicionará que produzcas o no la cantidad adecuada de saliva para que tu boca se mantenga correctamente hidratada. Para hacer realidad este objetivo debes poner en práctica las siguientes pautas:

  • Bebe 2 litros de agua diariamente.
  • Come varias veces al día para activar la producción de saliva.
  • Prioriza las comidas frías o a temperatura ambiente, ya que las temperaturas demasiado altas hacen que la boca se seque más.
  • Evita, en la medida de lo posible, los alimentos con demasiada grasa, como los fritos.
  • Las preparaciones a la plancha o a la brasa, incluso las tostadas, no facilitan que las personas con problemas de sequedad traguen bien la comida.
  • Es preferible que optes por platos lo más jugosos posible, como sopas, salsas, mousses o sorbetes. De esta manera, conseguirás una mayor hidratación.
  • También es recomendable que consumas alimentos que requieran mucha masticación, como las manzanas. Así, activarás la producción saliva y prevendrás la sequedad.
  • Las frutas con alto contenido en agua son muy refrescantes e incrementan la saliva. Por ello, coadyuvan a que mastiques mejor. Incluye en tu dieta melón, sandía, limón o nectarina, entre otras frutas hidratantes. Es una buena idea tomarlas antes de comer.
  • El café y el té tampoco ayudan a la producción de saliva, por lo que es necesario disminuir su consumo.
  • Igualmente, debes evitar el tabaco y beber alcohol.

Aplicar todos estos sencillos consejos de alimentación en tu día a día te ayudará a potenciar la producción de saliva y, por tanto, a prevenir en todo lo posible los problemas de sequedad bucal. Por supuesto, también es importante que acudas a tu dentista para que te oriente sobre los productos de higiene bucodental más apropiados para tu situación.